domingo, 17 de diciembre de 2017

Chequeando el agua de Embalse: la Cooperativa

El presidente de la Cooperativa Embalse, Héctor Solís, junto al secretario de Gobierno local, Adrián Cáceres, en el Acto por los 75 años de la entidad, el viernes 24 de noviembre de 2017. Foto: Cooperativa Embalse

La historia de la Cooperativa Embalse está repleta de desfalcos que terminan pagando sus socios con servicios costosos y de mala calidad.

por Cristian Basualdo

EMBALSE, 24 de noviembre de 2017.– En el Salón Laureado se realizó el acto por los 75 años de la Cooperativa de Provisión de Servicios Públicos de Emblase Ltda, que contó con la presencia de representantes de las principales instituciones de la localidad. Además de los discursos, la entrega de recordatorios y el lunch, se presentaron 5 vehículos comprados con un subsidio del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social.

La elegancia del evento contrasta con la mala calidad del servicio de agua de red que presta la Cooperativa embalseña. El agua sale de las canillas con un color desagradable, además de repulsiva al gusto y al olfato.

Tenemos que mejorar muchos aspectos: el agua por el que estamos trabajando, telefonía, internet, servicios sociales, todo” sostuvo en su discurso el presidente de la entidad, Héctor Solís, y además pidió que “seamos un pueblo unido, porque unidos vamos a salir adelante. Porque nosotros vemos los fines de semana la cantidad de vehículos que vienen de turistas, y a nosotros nos duele que esos vehículos pasen y pasen y no se queden en Embalse”.

Está fuera de toda controversia que la problemática del agua afecta al sector turístico local. Más difuso resulta el llamado a la unidad de Solís, en una localidad donde Unión por Córdoba controla tanto la Municipalidad como la Cooperativa. La oposición es insignificante y efímera, no hace mucho -en 2011- ocupaba ese lugar el desaparecido Frente Cívico, luego tomó la posta el Frente para la Victoria, y actualmente le toca el turno a la alianza Cambiemos - UCR.

Hay un dato que es clave: el servicio de agua de red pertenece a la Municipalidad, que lo concesiona a la Cooperativa. De manera que el intendente de Embalse, Federico Alesandri, tiene una influencia central en ambas instituciones.

En septiembre de 2017, Solís había identificado al grupo disidente en una entrevista radial, en la que dijo “ustedes vieron la cantidad de manifestaciones, y le daban a la Cooperativa, a la Municipalidad, pero nadie acercaba, che por qué no hacemos esto, por qué no hacemos esto otro, cómo lo podemos solucionar”; además afirmó temerariamente que “el gran problema que teníamos nosotros es el problema del agua, es lo que ahora ya prácticamente lo tenemos solucionado”. Como el lenguaje es vital para la maniobra política y la construcción de subjetividad, Solís busca asociar a quienes protestan por el agua con algo negativo como lo es la desunión de un pueblo.

La embestida de Unión por Córdoba
El Estatuto de la Cooperativa Embalse, que excluye de todos sus actos las cuestiones políticas (1), no impidió al secretario de Gobierno local, Adrián Cáceres, dar un encendido discurso confirmando que uno de sus principales objetivos fue “unificar lo que era en ese momento el Consejo de Administración, empleados de la Cooperativa de nuestra localidad, y toda la gente del Municipio y la ciudadanía en general”.

Retrocediendo en el tiempo, encontramos que en 2004 el por entonces ministro de Seguridad de la Provincia, Carlos Alesandri, generó una polémica al decir que los trabajadores de la Cooperativa eran “usados como forro” por algunos dirigentes gremiales. En 2005 un ex presidente de la entidad presentó un pedido de impugnación de la Asamblea, basado en un cambio de autoridades que no se había efectuado como ordena el Estatuto. Durante el 2006 la entidad fue noticia recurrente en La Voz del Interior, con títulos como “La Cooperativa de Embalse intenta superar un litigio judicial que podría complicarla”, “Podrían declarar nulas las decisiones de la Cooperativa”, o “La Cooperativa de Embalse tuvo pérdidas en casi todos los servicios que presta”. Luego vino el pedido de intervención por parte de la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales de la Provincia, que la Justicia rechazó en 2008.

Las autoridades actuales fueron elegidas el anteúltimo día de 2016, después de 2 ejercicios contables en los cuales no se realizó la Asamblea de socios que exigen tanto la Ley N.º 20.337, Ley de Cooperativas, como el Estatuto de la misma entidad (2). En el Acta correspondiente, que el lector puede ver haciendo clic aquí, consta la explicación del gerente Mauricio Del Río sobre los motivos de la realización fuera de término de la Asamblea. “Al cierre del ejercicio económico del 2014 se había detectado una problemática con el servicio de agua que fue conocido por toda la población” dijo Del Río; y siguió con un relato -un tanto exagerado- de las medidas implementadas para mitigar la crisis en el agua de red; para finalizar diciendo que estas tareas llevaron un largo período y dedicación casi exclusiva de gran parte de la dirigencia de la Cooperativa y su personal.

Bien mirado, el argumento esgrimido por el gerente Del Río es endeble, y llama la atención que ninguno de los presentes dijo nada, según consta en el Acta: “Se da por concluido el informe y aprobado el punto explicado”. En la Cooperativa Embalse la impunidad tiene muchos garantes, existe un proceso de burocratización que naturaliza las irregularidades, de manera que cada pieza del organigrama cooperativo -desde el presidente hasta los consejeros-, se convierte en un ejecutor parcial que carece de control sobre el conjunto, nadie finalmente se siente responsable.

Un párrafo aparte merece el silencio de los veedores de la Subsecretaría de Cooperativas y Mutuales de la Provincia. El organismo que se rasgaba las vestiduras en 2008 por un cambio irregular de autoridades, y ahora no dice nada sobre las Asambleas fuera de término.

Así salía el agua de las canillas en barrio Casino, Embalse, el viernes 1 de diciembre de 2017

En 2014 el gerente Del Río no tuvo problemas en mentirle a La Voz del Interior sobre la calidad del agua, al subrayar que "el agua es potable y siempre fue apta para consumo". A pesar que el Ente Regulador de los Servicios Públicos de Córdoba (ERSeP) había realizado análisis detectando que algunos parámetros no cumplían con los límites tolerables establecidos por la normativa vigente, por lo cual le solició a la Cooperativa Embalse que de manera urgente acondicione el sistema y normalice dichos parámetros.

Millones perdidos
En el análisis de la situación es importante precisar que los ejercicios contables irregulares son el N.º 72, de 2015, que arrojó una pérdida de $ 2.398.408,89; y el N.º 73, de 2016, con una pérdida de $ 3.450.772,75. La salida del concurso de acreedores, anunciada con bombos y platillos, habilitó un nuevo ciclo de endeudamiento.

El contador explicó que “uno de los principales componentes de este resultado es la tarifa de agua que no cubre los costos operativos y menos los gastos extraordinarios como lo explicó el señor gerente”. Antes analizar el justo valor del agua maloliente que sale de las canillas de Embalse, debemos considerar que hay un servicio que la Cooperativa embalseña cobra mucho más barato: el de postación, que la empresa ITC recibió de manera gratuita.

Con 20 años en concurso de acreedores -de 1995 a 2015- la historia de la Cooperativa embalseña está repleta de desfalcos: en algún momento un plan de viviendas provocó un drenaje incesante de fondos, que sumado a los juicios de sus empleados, y hasta de su propio representante legal, generaron una enorme deuda. Cada renovación de autoridades trajo aparejadas denuncias públicas sobre la pesada herencia recibida. También fueron recurrentes los conflictos y acreencias mutuas con el Municipio.

En 2008 se suscribió un Convenio entre la Secretaría de Energía de la Nación, Nucleoeléctrica Argentina SA, la Municipalidad de Embalse, la Cooperativa Embalse, la Secretaría de Turismo de la Nación y la ex DiPAS, para mejoras en “la prestación de energía eléctrica y agua potable”. En dicha oportunidad la Cooperativa manifestó “los serios problemas de abastecimiento de energía eléctrica y en el sistema de agua potable de la Unidad Turística Embalse, y ofreció su colaboración para la elaboración de un diagnóstico a fin de individualizar puntualmente los defectos del sistema”.

La empresa Conectar SRL fue adjudicada mediante la licitación pública N.º 8053, y las autoridades de todas las instituciones enumeradas en el párrafo anterior firmaron el recibido conforme de las obras en marzo de 2009. Nucleoeléctrica informó que el monto del Convenio fue de 1 millón 300 mil dólares. Sabemos por las crisis hídricas posteriores que el servicio de agua no mejoró.

En la página 180 del Estudio de Impacto Ambiental de la Extensión de Vida de la Central Nuclear Embalse la empresa estatal Nucleoeléctrica informa sobre un convenio con la Cooperativa Embalse por 1 millón 300 mil dólares

Los más de 4 mil socios de la Cooperativa Embalse son indiferentes a su manejo, tomemos por ejemplo la citada Asamblea del anteúltimo día de 2016, a la que asistieron tan sólo 63 socios y se presentó una única lista. Está claro que esa indiferencia perjudica a los mismos socios, que terminan pagando servicios costos y de mala calidad. La electricidad se corta con un viento o lluvia de mediana intensidad, y el agua de red no cumple con la normativa vigente.

Hace décadas que la Cooperativa Embalse dejó de ser una entidad fundada en el esfuerzo propio y la ayuda mutua para organizar y prestar servicios. La acumulación de irregularidades generó impunidad, que incentiva nuevas irregularidades, con la certeza que el paso del tiempo traerá más impunidad.

Referencias:
  1. La Ley N° 20.337, Ley de Cooperativas, establece en el Capítulo I, Artículo 2, que las Cooperativas: "No tienen como fin principal ni accesorio la propaganda de ideas políticas, religiosas, de nacionalidad, región o raza, ni imponen condiciones de admisión vinculadas con ellas". Por otra parte el Estatuto de la Cooperativa Embalse en su Artículo 4 establece que: "La Cooperativa excluirá de todos sus actos las cuestiones políticas, religiosas, sindicales, de nacionalidad, regiones o razas determinadas".
  2. La citada Ley N° 20.337, establece en el Capítulo V, Artículo 47, que la asamblea ordinaria debe realizarse dentro de los cuatro meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio. También el Estatuto de la Cooperativa Embalse en su Artículo 30 establece que la asamblea ordinaria deberá realizarse dentro de los cuatro meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario